dijous, 25 de desembre de 2008

CRÓNICA

Los pocos habitantes de Puçol que a las 6:00 de la mañana vieron emprender a dos atletas dirección al monte Picaio , no imaginaban el proyecto que en esos momentos se estaba abordando, el 1º record del GR-10 XTREM.

La gélida mañana del 20 de diciembre no congeló las ganas de afrontar el nuevo reto , atravesar toda la provincia valenciana desde la costa (Puçol), hasta el último pueblo valenciano del interior (Andilla) , siguiendo las señales del GR-10. Un duro trayecto de 92 km atravesando las más bellas cordilleras montañosas del interior valenciano , con un desnivel acumulativo en subida de 3.800 m y 2.900 en bajada.

Con un objetivo en mente solo apto para pocos, realizar en 12h un recorrido que a priori nadie concebiría realizar en menos de dos jornadas. Estaba naciendo la nueva clásica ultra de la Comunidad Valenciana, próximo referente para el ultra-fondo valenciano.

La noche nos envolvía en su oscuridad mientras dejábamos atrás los últimos reflejos del famoso casino MontePicayo, tal oscuridad dificultaba el avance entre sinuosas sendas, tras coronar el coll de la lluna plena llegamos a les Penyes de Guaita, donde en los años 20 se realizó la primera escalada en la C. Valenciana, atrás nuestra el enorme entramado de luces que se apodera de toda la costa. Con un silencio ensordecedor avanzamos entre escarpados senderos mientras atravesamos Segart (KM 15) en búsqueda de una luminosidad que nos niega la débil luna, pero con un cielo estrellado que augura un día soleado.

Entramos de pleno en la sierra Calderona pulmón por excelencia de los valencianos, mientras ganamos desnivel por la canal del Garbí, de exigencia técnica y espectacularidad. Tras un largo descenso llegamos a Serra (KM 24) ,sin perder tiempo seguimos adentrándonos por los atractivos parajes de la Calderona ,con continuas evidencias del último periodo lluvioso, desde serpenteantes sendas desembocamos en una larga pista por la que observamos la constante lucha del medio natural por reforestar la injustificable acción del hombre.

Desde lejos divisamos como nos aproximamos a nuestro próximo objetivo Gátova (KM 44) punto que divide las tupidas montañas del parque con lomas repletas de cultivos de secano, muchos de ellos abandonados. Terreno donde la orientación se hace difícil por la falta de señalización y en la que el sol no encuentra cobijo donde jugar al escondite, advirtiendo seriamente de su presencia.

Con síntomas de deshidratación y cansancio llego a Montmayor (Cueva Santa KM 63) donde la falta de recuperación de la Maratón del Espadán y un principio demasiado rápido envuelven mi mente, esos momentos son donde juegan a cartas cuerpo-mente , tirándole faroles uno a otro y en el juego ya se sabe …. a veces se gana , otras se pierde ….. Esta vez tocó ganar .

Me aproximo a Sacañet (KM 77), la zancada amplia y vigorosa se ha transformado en un trote cansino pero constante, en búsqueda de la economía de carrera. La orografía ha vuelto a cambiar, dejando paso a un terreno escarpado repleto de carrascas y sabinas, tras un breve descanso en este pequeño pueblo, afronto las rampas de la cumbre mas alta de la
travesía, la Bellida que con sus 1330 m de altitud permite divisar con claridad los puntos mas emblemáticos de nuestro territorio, de ahí un rápido descenso entre neveras centenarias hasta Canales (KM 83 ), quedan poco mas de 8 KM con una fuerte ascensión al collado de la Salada, pero la dosificación de las fuerzas durante el trayecto a sido buena, por lo que me permite tirar el resto y tras un descenso vertiginoso entro en Andilla con un tiempo por debajo de las 12h programadas, dejando el crono en 11h 19 min. Tras de mi 92 KM de cansancio, aliento, diversión, flaqueo, placer, abatimiento, alegrías, desánimos, fortalecimiento, estímulos .

Juanan